Oraculo de los numeros

EL NUMERO 1

Personalidad: Este número tiene una personalidad muy emprendedora, conquistadora, original, independiente, es número del líder y del jefe. Simbología: El padre, el creador, lo masculino .Principio Universal: Es la unidad primitiva, lo indivisible, el origen, la fecundación, el Dios único y principal. Evolución: Hay que reconocer que el número 1 es el número eminentemente lleno de energía activa. Cualidad: Es su pureza, la armonía, la paz, el pacificador, el mediador, el que ayuda a reconciliar. El número 1 es el líder, es lo creado representa  el duro trabajo y la infatigable dedicación a sus tareas son las características de quien tiene el 1 como número del destino. Si tienen paciencia y están en disposición de luchar hasta el final, conseguirán los que se propongan. Sin embargo, es esencial que se preparen cuidadosamente, empezando por el principio, y que aprendan a confiar únicamente en ustedes mismos, sin buscar apoyo en los demás.

EL NÚMERO 2

 

Personalidad: El número 2 es el número de la creatividad, imaginación, colaboración, el número de lo opuesto, el complemento, la madre divina, la naturaleza, el bien y el mal, la otra cara de la moneda. Simbología: Es el número de la madre. Principio Universal: El número de la dualidad, los dos polos, positivo y negativo, el hombre y la mujer. Evolución: La adaptación a las diferentes circunstancias. Cualidad: La abnegación, el sacrificio. La felicidad, la union, la pareja, la necesidad de tener a alguien, deriva de la calma interior, la mente serena y las alegrías íntimas y personales. Las responsabilidades, los puestos de mando y las posturas autoritarias no les convienen. Su camino es el de la diplomacia, del tacto, de la amabilidad, más que el de la autodeterminación agresiva. Por tanto, procuren llegar donde quieran utilizando sus cualidades innatas de intuición psicológica y de saber ganar a los que les rodean o son sus asociados.

EL NÚMERO 3

Personalidad: Abierta, comunicativa, demostrativa en sus afectos.

Simbología: El hijo.

Principio Universal: Representa el movimiento, la manifestación divina, la trinidad.

Evolución: La expresión, la fuerza de los sentidos, la trinidad, el triangulo, algo creado.

Cualidad: La perseverancia, los guías o maestros. El optimismo nato y cierta naturaleza “solar” les permiten ver el lado luminoso de la existencia, aún cuando las cosas están más negras. Saben que el bien y el mal necesariamente coexisten y aceptan el hecho sin reservas mentales o excitaciones. El 3 es el número de la “auto-expresión”, por consiguiente, deben intentar difundir alrededor suyo el optimismo, el buen humor y la alegría.

EL NÚMERO 4

Personalidad: Tiene una personalidad resuelta, perfeccionista, detallista, protector, equilibrado.

Simbología: La familia. Principio Universal: La salvación, el milagro de la fe. Evolución: Mantiene su individualidad, equidad, su sentido de la justicia. Cualidad: Estabilidad. Su determinación por alcanzar el éxito en la vida se va a tener que enfrentar con la imposibilidad de coger atajos y con la necesidad de recorrer paso a paso el camino más difícil y cansado. Por ello, las virtudes principales deberán ser la constancia, la paciencia y la resistencia. Eviten descuidar los detalles.

 

EL NÚMERO 5

 Personalidad: Tiene una personalidad muy creativa e imaginativa, es independiente e intuitivo, muy comunicativo, muy inteligente, muy mental.

Simbología: El pentagrama, el hombre. Principio Universal: La comunicación con la naturaleza. Evolución: La transformación. Cualidad: Es trabajador. El 5 es un número que mira hacia dos direcciones distintas con la misma intensidad y nos advierte que es preciso amoldarse a los distintos avatares de la vida. El que lo tenga como número del destino tendrá que prepararse para cambios repentinos, cambios imprevistos de escenario y revoluciones inesperadas. Lo mejor será que siga la corriente.

 

EL NÚMERO 6

Personalidad: Es prudente, responsable, perfeccionista, sincero, estable.

Simbología: La sexualidad.

Principio Universal: El hombre, a través de su creación se expresa la esencia divina.

Evolución: La comunicación con la pareja, con los socios y con los amigos. Cualidad: La sinceridad .El 6 indica talento artístico y sentido estético, que se trasladan también al ambiente circundante. El 6 tiene la capacidad de embellecer y hacer más agradable todo cuanto le rodea, y ésta es la virtud que habrá de cultivar sobre todas. El 6 es el número de la perfección y de la armonía, y el que nace bajo su signo ha de intentar constantemente conseguir la armonía a su alrededor.

 

EL NÚMERO 7

 Personalidad: Visionaria e intuitiva.

Simbología: La Suerte Principio Universal: El todo Evolución: La magia de los sentimientos, la creación, la suma de lo material y de lo espíritu Cualidad: El genio, el científico. El 7 es el número del intelectualismo y de la profundidad del pensamiento, además del desprendimiento y del altruismo. El que tenga su fecha de nacimiento en este número tendrá que cultivar sus cualidades morales y culturales, de las que recibirá sus mayores satisfacciones.

 

EL NÚMERO 8

 Personalidad: Audaz.

Simbología: Los deseos que mueve el mundo. Principio Universal: El arte de seducir para su propio beneficio. Evolución: La superación de las tentaciones. Cualidad: Ser justo. La autodisciplina y la determinación son las claves del éxito para el número 8, que tiene influencia, sobre todo, sobre las cosas materiales, y que indica la conquista del poder mediante la acumulación de riquezas o las maniobras financieras. El 8, por tanto, debe intentar mantener buenas relaciones con los grupos organizados, las empresas importantes y las oficinas administrativas y públicas.

 

EL NÚMERO  9

 Personalidad: Humilde y sincero, fiel a sus principios. Simbología: Lo perfecto. Principio Universal: Altruismo.Evolución: La entrega del amor puro, que no espera nada a cambio. Cualidad: El amor .El 9 busca constantemente lo mejor y se esfuerza por proyectar esta aspiración también en el ambiente circundante. Es el número de los grandes reformadores; pero, a menudo, los que han nacido bajo su signo olvidan que, para mejorar cuanto nos rodea, es preciso primero mejorarnos a nosotros mismos. Además, el 9 tiende a formular proyectos a larguísimo plazo, a ver lejos y apuntar hacia objetivos que los demás ni siquiera divisan.